https://jerzykukuczka.com/es/home
Annapurna ‘87
Annapurna ‘87
SOMBRA HELADORA
245
1400
4200
5000
Film przedstawiający wspinaczkę w lodowej ścianie
5500
6800
7500
Wanda Rutkiewicz (1943 - 1992)

Wanda Rutkiewicz (1943 - 1992)

Partnerka wspinaczkowa Jerzego Kukuczki. Brali udział w wyprawach na K2 w 1982 roku, Annapurnę w 1987 i Shisha Pangmę w roku 1987. W jej trzydziestą rocznicę śmierci rok 2022 został ogłoszony rokiem Wandy Rutkiewicz.
“Wanda była prekursorką czysto kobiecej działalności w górach. Uważała, że wspinaczka w wyprawach mieszanych uwłacza kobiecie, odbiera jej szansę wykazania, że jest zdolna do tego samego, co mężczyzna. Być może jest to spojrzenie na alpinizm przez pryzmat sportu, który kiedyś uprawiała wyczynowo (grała w siatkówkę). Dlatego przypuszczam, że dążyła do podzielenia alpinizmu na konkurencje kobiecą i męską”.

Wanda Rutkiewicz (1943 - 1992)

Krzysztof Wielicki (ur. 1950)

Partner wspinaczkowy Jerzego Kukuczki. Wspólnie zdobyli Kangchenjungę zimą roku 1986 oraz brali udział w wyprawie w góry Nowej Zelandii.
“Krzysiek jest człowiekiem o żelaznym zdrowiu i kondycji, zaszokował niedawno wszystkich akcją na Broad Peaku – z bazy na szczyt i z powrotem w ciągu... niecałych 22 godzin! Jest znakomitym szybkościowcem, należy przypuszczać, że gdyby się teraz zaciął, to mógłby wejść na szczyt mimo pewnych braków aklimatyzacyjnych, pod warunkiem, że odbyłoby się to szybko”.

Cuando volví a Varsovia, el asunto de la expedición al Annapurna estaba en su fase inicial. Me esperaba todo el infierno organizativo, para el que sin duda podía contar con Artur Hajzer, Rysiek Warecki, Krzysiek Wielicki. Del equipo de Varsovia, me llevaría con gusto a su médico Michał Tokarzewski, porque era un tipo muy agradable. ¿A quién más? Me decidí también por Wanda Rutkiewicz y lo hice un poco por interés. A Wanda le encargaron una película para la televisión austriaca, para lo cual había recibido dinero, así que sería una buena inyección de capital, y la verdad es que lo teníamos bastante mal con las divisas. Los chicos aceptaron esta decisión sin entusiasmo, pero Wanda, una mujer muy agradable, logró convencernos. Así que íbamos Artur, Krzysiek, Rysiek, Wanda, Michał y yo. Nos esperaba mucho trabajo y problemas con el dinero. Sobre todo, con las divisas, ya que resultó que cierto "cliente" extranjero se había retirado. Y ahora móntate una expedición. Pero tenía que subir al Annapurna. El asunto tenía mala pinta.

Estábamos convencidos de que la expedición estaba asegurada, ya que contábamos con el apoyo de los varsovianos. Afirmaron que todo lo que teníamos que hacer era ir al Ministerio en Katmandú, pagar el dinero y todo estaría solucionado. Pero resultó que, en la capital nepalesa, nos enteramos de buenas a primeras de que nuestra expedición estaba tachada de la lista. Janusz Kurczab, organizador de la fallida expedición varsoviana, no había respondido en el plazo fijado, no había entregado composición de esta, que era en lo que se basaba la aprobación oficial. Nosotros habíamos llegado con todos nuestros trastos sólo para enterarnos de que no iba a haber expedición. A todo esto, asistía sorprendido Jacek Pałkiewicz, ante el que no ocultamos nuestra mayor ansiedad. Intentamos reactivar la expedición de alguna manera, vagamos de funcionario en funcionario por el Ministerio de Turismo, buscamos todas las posibilidades, pero sin mucho éxito. Entonces, cuando todo parecía completamente perdido, Wanda se acordó que conocía a uno de los diplomáticos indios en Nepal. Empezó a sugerir que, después de todo, para el pequeño Nepal, India debía de ser un vecino importante y poderoso, así que por qué no intentarlo. Y, efectivamente, el empuje de la embajada india se debió de tener en cuenta, porque a partir de aquel momento empezamos a recibir un trato con mucha mayor benevolencia en el Ministerio de Turismo.

Kliknij, aby zobaczyć video
Film relacjonujący żartobliwy wyścig uczestników wyprawy do bazy pod Annapurną.

Todos llegamos al campamento base. Jacek Pałkiewicz también lo hizo, aunque se podía ver en cada uno de sus pasos que realmente no se sentía seguro en estas montañas. El hecho de que llegara al campamento base lo considero todo un logro. Allí, sin embargo, experimentó desde el principio algo que debió de impresionar incluso a quienes conocían las montañas más altas. Se produjo un auténtico terremoto, tras el cual todo a su alrededor, todas las paredes, todos los glaciares se movieron con estrépito. Para mí también era un fenómeno excepcional, fuera de los criterios de normalidad, pero él lo había vivido por primera vez. Vio y oyó trozos de hielo volando, cómo se levantaba una nube blanca. Polvo de nieve se acercó al mismo campamento base. Debió de haberle asustado en gran medida y no me sorprendió esto en absoluto. Además, tenía algunos problemas renales, por lo que, al cabo de unos días, renunció a continuar la expedición.

Estaba sentado en casa, intentando encontrar una solución a tan mala situación, cuando sonó el teléfono:

- Me llamospan class="orange"> Jacek Pałkiewicz y me gustaría hacerle una entrevista.

- ¿Qué le interesaría saber?... Y así comenzó una conversación, similar a otras muchas que ya había tenido con periodistas de distintos países.

- Estoy pensando en una ascensión invernal al Annapurna, nos gustaría partir dentro de unas tres semanas, pero no sé qué va a pasar, porque aún no tenemos el dinero.

- ¿Y cuánto cuesta participar en una expedición de este tipo?

- Entre tres mil quinientos y cuatro mil quinientos. Todo depende de la expedición, del transporte, etc....

- ¿Y me llevarías a mí si te pagara cuatro mil?

Una propuesta así, de una persona normal y corriente que quisiera subir en invierno al Annapurna, no la había tenido nunca.

Decidimos: si insistía, que viniera, al fin y al cabo, a nosotros nos hacía falta el maldito dinero. Si no había estado nunca en las montañas, no sabía lo que son, ya renunciaría por sí mismo tarde o temprano. Quedamos con él en Katmandú.

Se me ocurrieron los temidos "pensamientos". ¿Ascenderíamos cómo se me había ocurrido al principio, o sea por la pared sur, la nueva ruta, o por el lado norte por la ruta francesa, o sea, por la ruta de los primeros conquistadores del Annapurna? Esta última era mucho más fácil técnicamente, pero conducía por la ladera norte. Era invierno, así que ya se sabía que allí no podíamos contar ni con una hora de sol al día, lo cual convertía la ruta en un infierno helado. Sabía, por descripciones de expediciones anteriores que hasta entonces había habido seis intentos de ascenso en invierno, pero sólo una expedición había alcanzado la arista de la cumbre. Sólo llegar al Annapurna por la vertiente norte era un problema, pues había que cruzar collados muy altos, lo que resultaba extremadamente agotador en condiciones invernales. Una expedición invernal japonesa se quedó atascada en este mismo collado, cuando los porteadores se negaron a obedecer y la expedición terminó antes de haber llegado al lugar designado como campamento base. Desde el lado sur, el acceso era fácil, siguiendo una de las rutas turísticas y de trekking más populares. Y ahora la pregunta era: ¿pasar ya desde el principio dificultades para llegar hasta la montaña, pero luego habría una escalada más fácil, aunque en una sombra heladora? O mejor al revés: una aproximación fácil al pie de la montaña, y luego una escalada difícil al sol. Al final tomé una decisión. - Iremos por la ruta francesa desde el lado norte. De algún modo, superaremos las dificultades que nos esperan al inicio.

– Idziemy drogą francuską od strony północnej. Jakoś chyba przez te początkowe trudności przebrniemy.

Krzysztof Wielicki opowiada o sprzęcie wspinaczkowym.
Wanda Rutkiewicz prezentuje strój himalaisty.

Llegamos allí con el primer grupo el 20 de enero y decidimos por nuestra cuenta, continuar un poco más. Pasarían al menos cinco días antes de que se instalara el campamento base, y el tiempo transcurría. Íbamos con mucho retraso. Al día siguiente partimos con el primer grupo de tres personas hacia la cima, sin esperar a que se instalara el campamento base. Comenzamos a escalar. Conseguimos encontrar el camino al campo I, lo que nos ayudó a evitar la peligrosa cascada de hielo. Hicimos vivac. Al día siguiente subimos aún más y, al cabo de tres días, ¡montamos el campo III! Aún no teníamos el campamento base, pero ya estaba listo el campo III. Lo conseguimos porque todavía funcionaba la aclimatación de la expedición anterior, así que no teníamos que graduar prudentemente la altitud a la que actuábamos. El problema más molesto era el frío. Escalábamos una montaña, que estaba permanente a la sombra. Estábamos en enero, y eso que el sol nos dio una agradable sorpresa

Estábamos a una altitud de 6.800 metros. Allí, tras pasar la noche, queríamos dejar las tiendas y luego descender al campo base para descansar y en la próxima ascensión ya atacar la cumbre desde este mismo punto. Por la noche, en la tienda, empecé a pensar en la situación que se había creado. Básicamente me encontraba bien, mi aclimatación y la de Artur eran suficientes. ¿Quizá deberíamos intentar saltarnos la siguiente fase de adaptación del cuerpo y subir más mañana? Mientras permanecía sentado en la tienda con Wanda, bebiendo té, de la nada grité:

- ¡Mañana sigo subiendo! ¿Quién viene conmigo?

Se hizo el silencio, veía la clara sorpresa en los ojos de Wanda. Debió de pasar un buen rato para que llegara desde la otra tienda la voz de Artur:

- ¡Yo!

Y en ese momento, la situación quedó clara. Como Wanda no podía continuar, su aclimatación era mucho más débil. Krzysiek Wielicki aún no estaba tan bien aclimatado como nosotros. Así que de forma natural se creó un equipo que, en realidad, debería haberse formado desde el principio.

Artur y yo recogimos la tienda y empezamos a ascender. Al principio soplaba el viento, caminamos entre una nube de nieve, pero no era el mismo viento que había estado soplando antes. Porque desde la base, siempre que había sol, veíamos enormes penachos blancos por encima de la cumbre. La visibilidad era reducida. La cumbre sólo aparecía de vez en cuando, y entonces intentaba recordar lo suficiente para no perder la dirección correcta. ¡Veía que ya solo nos separan de ella los dos últimos collados! Teníamos que subir por el segundo de ellos. Mejor por ese lado, porque si subíamos la montaña demasiado pronto y llegábamos a la arista de la cumbre, quién sabe si no resultaría más difícil. Y aquí el terreno era relativamente fácil. Aun a 200 metros de la cumbre, nos encontramos con dificultades técnicas. Dejamos allí la cuerda, confiando en que nos sería de ayuda a nuestro regreso.

Al día siguiente partimos los cuatro, es decir, Krzysiek, Artur, Wanda y yo. Teníamos la intención de instalar el campo IV, o tal vez incluso el V, y descender hasta el campo base para volver a coger fuerzas para el siguiente ascenso, que ya sería el ataque a la cima. Progresamos en un sistema alpino, aunque los puristas podrían aquí hacer algunas objeciones. Llevábamos nuestras tiendas y todo nuestro equipamiento lo más alto posible, con la premisa de que sólo montaríamos campamentos en nuestro descenso. Todo el tiempo hacía un frío horrible. Esta fría oscuridad por la que avanzábamos se me quedó grabada en la memoria quizá para siempre. Además el hielo. En invierno, esta ladera se transforma en una montaña de cristal. Pisábamos el hielo tan duro que incluso los afilados dientes de los crampones no podían con él. A cada paso, había que golpear con fuerza varias veces con la bota para que los dientes de acero de los crampones encontraran por fin un buen agarre. Esta cristalera comenzaba a partir de los 6.000 metros. Por eso la escalada iba bastante despacio.

8091 metros sobre el nivel del mar
Cumbre

Subimos a la cumbre a las 16.00 horas, para ser invierno muy tarde. Sólo nos quedaba una hora de la luz del día. Cada vez que en mis relatos llego a la cumbre, me inundan con las preguntas: "Bueno ¿y qué? ¿Qué sentiste allí?". Y entonces decepciono a todo el mundo. Qué voy a contar cuando a menudo no siento nada y sólo estoy concentrado en respiración. Entonces digo: "Cuando estoy en la cima, el mero hecho de escalar la montaña deja de importar. Lo único importante es bajar lo antes posible y llegar a mi tienda. Ese es mi principal objetivo...". En esta ocasión también ocurrió así. La cumbre ya conquistada era historia. Lo importante, lo realmente importante, tanto como la vida misma, es bajar a la tienda antes de que fuera de noche.

7800
4200
Film relacjonujący łączność Artura Hajzera z bazą.
3600

Pronto estábamos todos juntos en el campamento base. El 12 de febrero, la expedición estaba prácticamente terminada. Su curso, teniendo en cuenta que era invierno, había sido rapidísimo. 19 días después de llegar al campamento base ya estábamos en la cumbre. Si contáramos desde el establecimiento real del campamento base, sería aún menos. Al fin y al cabo, se estableció cuando ya estábamos subiendo. Se trató, pues, de una expedición a todas luces insólita. Todo estaba mezclado, lo hacíamos todo al revés, en contra de las normas habituales. Sin embargo, la acción transcurrió sin contratiempos y nuestro objetivo -la primera ascensión invernal al Annapurna- se cumplió. Dejamos atrás el Annapurna, que por primera vez había sucumbido a los humanos en invierno. Sólo a dos. Y no añadió ni un solo nombre a la larga lista que le había dado tan sombría fama.

Antes de que caiga la noche, lo único que conseguimos fue descender hasta el inclinado desfiladero, cubierto de hielo duro como el cristal. Y estaba oscureciendo. Avanzábamos solo con la luz de las linternas. A las nueve ya era de noche. Estábamos cansados, pero intentamos encontrar la tienda. Bajamos cada vez más. Debía de estar por allí. Buscamos, pero no había ni rastro. Estábamos muy débiles al andar y la búsqueda seguía siendo en vano. A las diez en punto, caminando por la nieve y habiendo perdido la fe del todo en nuestra búsqueda, de repente pisé algo blando. ¡Nuestra tienda! Estaba completamente derrumbada por la nieve y el hecho de que diera con ella fue pura casualidad. La desenterramos y nos metimos dentro, muy felices. Teníamos radioteléfono, pero estaba congelado. No podíamos darle al interruptor, no podíamos contar lo que nos estaba pasando. Lo conseguimos al día siguiente, el 4 de febrero. Nos comunicamos con el campamento base, dijimos que habíamos estado en la cumbre. Recibimos felicitaciones, que también expresaban el alivio, porque habían debido de estar seriamente preocupados.

Cuando llegamos al campo base, Wanda y Krzysiek se estaban preparando para subir. Estábamos contentos. Nosotros ya lo habíamos hecho. El tiempo estaba mejorando, pero con el sol que tanto habíamos echado de menos, se podía ver de nuevo esos grandes penachos blancos sobre la cumbre. Estaba soplando. Hacía mucho viento. Wanda y Krzysztof salieron al día siguiente y llegaron al campo III. Wanda no se encontraba bien. Se dirigieron hacia el campo cuatro y aquí Wanda decidió que no iba a continuar porque se sentía cada vez peor. Decidieron regresar. Caminaron durante mucho tiempo. Llegué a la conclusión de que a Wanda le debía estar pasando algo. Resultó que estaba subiendo con una amigdalitis sin tratar del todo. Teníamos conexión con ellos, el médico ya conocía los síntomas, estaba sugiriendo lo que Wanda debía tomar y cuándo. Pero en un momento dado, no pudo soportarlo más y se puso en marcha para encontrarse con ellos. Wanda se sentía ya, gracias a Dios, mejor.

Kliknij, aby zobaczyć video
Film relacjonujący zejście Jerzego Kukuczki i Artura Hajzera do bazy po zdobyciu szczytu Annapurny.

Comunidad

fb.png fb.png yt.png in.png vimeo

© 2019 Fundación el Gran Hombre

Implementación Ad360